Vivo Dito: Performances de Argentina
ARCHIVO

CELEBRACIÓN (ENSAYO)

Celebración (Ensayo)
AUTOR: Lujan Funes
PAÍS: Argentina
CIUDAD: Buenos Aires
ESPACIO: Galería El borde
FECHA: 21 de Julio de 2007

Existe una relación imaginaria que las mujeres tienen con “el” vestidode novia, que es independiente del hombre amado o deseado, independiente incluso de los proyectos matrimoniales. Sobre esa idea comenzó a gestarse la performance: hacer una boda solo de mujeres. Con todos los preparativos que una boda implica, pero sin casamiento. Una suerte de ceremonia hiper ritualizada e impactante por su belleza, pero carente de “objetivo”; un espacio y un tiempo para que ellas compartieran y disfrutaran a su manera. Un marco ritual para una situación improvisada y conversacional. Una manera de vivir o exorcizar los imaginarios de la novia sin necesidad de casarse. La artista oficiaba de madrina de doce novias a la vez.

La performance tuvo lugar en la galería El Borde en el barrio de Palermo. Fue el último evento que se hizo en la galería antes de que esta cerrara.

Las reglas eran precisas pero mínimas. En el momento en que comenzaba el músico a tocar su cello, comenzaba el descenso a la sala. Cada una bajaba solemnemente la escalera. Al pie de la escalera se detenía para ser fotografiada por el fotógrafo oficial de la ceremonia. Luego de su visto bueno, avanzaba cruzando la sala hacia la zona donde estaba la mesa blanca con la torta de bodas, las copas y el champagne. Antes de dirigirse hcia la mesa, la novia se detenía un momento ante un espejo colocado especialmente. Esta era la primera vez que la novia se veía a si misma vestida de novia. Los espejos estaban prohibidos en el piso superior durante los preparativos.

El final sería anunciado por el toque del vals. Podian bailar, solas o en parejas. Luego del vals, en el mismo orden en que habian bajado, una a una, subirían nuevamente al piso superior. Allí terminaba la performance, pero hubo un agregado imprevisto: las novias, una vez arriba, no quisieron sacarse su vestido. Bajaron todas en fila y, una vez mas, se pusieron en linea y con la musica del cello de fondo, tiraron todas juntas los ramos hacia atrás en medio de la algarabía del publico.

REPERCUSIÓN

A algunos les costó entender que el deseo del vestido de novia era un ideal femenino, que no incluye a los hombres.
Tods celebraron y comieron torta. Fue una fiesta.
Esta pieza pertenece a la colección Castagnino-macro desde Diciembre de 2007.
Ha sido expuesta en ese museo dentro de la muestra colectiva USO Y ABUSO - Remirar una colección.

REFLEXIONES

En la fiesta de casamiento se celebra el amor, la unión, la promesa de una vida en común y quizá, la fertilidad. En la performance se mostró que la novia también tiene una celebración íntima, ver satisfecho su deseo del vestido, de ser reina por un día. Un deseo tan intenso que a veces no incluye al novio. Fue un ritual alegre e inquietante. Algunos percibieron su costado celebratorio, de homenaje, otros su costado irónico. Al fin y al cabo, esos dos aspectos hacen al personaje de Susanita.