Vivo Dito: Performances de Argentina
ARCHIVO

ECOS DE PIEL POLAR. YATANA (PROYECTO CANCÁN EN LA BIENAL DEL FIN DEL MUNDO)

ECOS DE PIEL POLAR. YATANA
AUTOR: Isabel Caccia
PAÍS: Argentina
CIUDAD: Ushuaia
ESPACIO: Bosque Yatana
FECHA: 29 de Marzo de 2007

En Yatana comencé a tejer una trama con los cancanes que tenía de experiencias de trueque anterior (Córdoba, Castellón, El Salvador, Santa Fe, los cancanes de mi mamá y de las mujeres de mi familia). Los extendí por entre las Lengas formando una trama de aspecto orgánico que se integraba a la naturaleza. Cada día, de 10 a 14h, pintaba las uñas en un banco del bosque a quienes me llevaban sus cancanes. Si llovía, el encuentro se hacía en una casita pequeña que nos protegía. La gente podía pasear por este tejido derivado del petróleo que vincula a personas de diferentes lugares del mundo.
Vídeo en: http://www.youtube.com/watch?v=tg8NgjTEYK0

REPERCUSIÓN

La trama quedó durante meses en el bosque recolectando sus partículas, humedad, y ese canto profundo que modifica el alma. La gente participó del trueque y en la construcción de la trama.

REFLEXIONES

El cancán es un derivado del petróleo que le otorga a las piernas una veladura estética. Es un artificio integrado a la vida cotidiana de manera natural; un truco en la estrategia de seducción femenina.
El cancán es por esencia dicotómico. Es una tela que toca la parte más íntima de la mujer a la vez que presenta su figura en la sociedad. Puede dar abrigo al cuerpo y ocultar su piel a la vez que oprimir su carne.
En una primera etapa, "Ecos de piel polar. Yatana", incluye un proceso de recolección de cancanes donde se cambia un maquillaje de piernas por otro de uñas. Este trueque es un diálogo sostenido por un código dado en un espacio específico: la coquetería de la mujer.
Yatana significa tejer en lengua Yagá de los aborígenes de Tierra del Fuego.
En una segunda etapa el cancán deja de ser un fetiche para ser materia prima de un tejido flexible, aglutinante, reciclable, y evolutivo.
Esta arqui-textura es el residuo de un artificio estético engendrado por la cultura contemporánea, una gran membrana portante de intimidades perdidas y recicladas que desmoralizan un estereotipo de sensualidad que diseña el ser de la mujer, sus deseos, sus miedos, su piel.