Vivo Dito: Performances de Argentina
ARCHIVO

GRUPO ROZARTE

OBRA

Por la necesidad de juntarse “en grupo” para discutir las problemáticas que acontecían en Rosario en ese momento y la posibilidad de encontrar canales viables de difusión y exhibición de la producción artística joven y contemporánea, en 1989 se conformó en la ciudad de Rosario el grupo de artistas plásticos “Rozarte”.
La propuesta se asentaba en tres ejes fundamentales: la proyección de la obra individual de cada uno de sus miembros, la producción grupal, y la intención de abrir un espacio que funcionara como centro cultural alternativo.
Hay que tener en cuenta que, a fines de los años 80, se habían producido en Rosario los primeros “saqueos”, reveladores de una crisis económica acuciante. Este fenómeno social, que volvió a repetirse en 1990, desencadenó una serie de hechos que estrecharon lazos aún más sólidos en el colectivo, confirmando la necesidad de agrupación y afirmando cuán importante era la discusión sobre arte y espacio social en este contexto.
En Rozarte los proyectos que se emprendían eran pensados y programados en reuniones plenarias donde, si no se obtenía quórum, era muy probable que las ideas no progresaran. Esta modalidad de discusión marcó sus operatorias y asignó un perfil característico a sus propuestas y a su forma de visibilidad.
Eran vistos, fundamentalmente, como un conjunto de artistas que consideraban el trabajo individual, pero que funcionaban mediante una actividad colectiva intensa.
Durante su existencia; el grupo participó con obras en más de 14 convocatorias de muy disímiles características tanto nacionales como internacionales. Además, el 31 de julio de 1993 el grupo cumple un gran sueño inaugurando su espacio cultural propio, “El Galpón”.
Allí se desarrollaron además de muestras de arte; talleres, festivales de video, cine, recitales y obras de teatro, entre otras muchas actividades.
En su manifiesto presentado en Tomarte en 1990, titulado “Rozarte: La ética del roce. No nos une el amor sino el espanto”, se sostenía: “Lo que caracteriza a nuestro grupo es su necesaria dependencia al medio como su lucha por trascenderlo”. Esta premisa fue respetada al pie de la letra durante todos los años de existencia de este colectivo, que siempre reivindicó la idea de pertenecer al campo del arte y la de criticarlo al mismo tiempo.
Quedaban atrás los años 80 y se iniciaba otra década no menos violenta en lo social, político y económico.
Probablemente que este contexto y seguramente un cúmulo de razones endógenas y exógenas hayan generado el desgaste que finalmente produjo; primero el cierre de “el Galpón” y finalmente la disolución definitiva de Rozarte
en 1997.
Gabriela Aloras, Patricia Basiliades, Cesar Baracca, Ruth Boselli,
Silvina Buffone, Marcela Cattáneo, Hugo Cava, Raúl D’amelio, Marta Dunster, Gabriela Gabelich, Marisa Gallo, Aurelio García, Alina Marinelli, Miguel Passerini, Victor Gómez, Cristina Olguín, Germán Svetaz, Verónica Serra, Oscar Vega, Beatriz Vignoli, Pancho Vignolo y Gustavo Goñi; podrían considerarse los integrantes originales de Rozarte; pero solo Aloras, Cattáneo, Cava, Serra, Vega y Vignolo, integraron el grupo hasta su disolución.