Vivo Dito: Performances de Argentina
ARCHIVO

ASALTO A LA CONFERENCIA DE ROMERO BREST

Asalto a una conferencia de Jorge Romero Brest
AUTORES: Osvaldo Mateo Boglioni
Aldo Bortolotti
Graciela Carnevale
Rodolfo Elizalde
Noemí Escandell
Eduardo Favario
Emilio Ghilioni
Rubén Naranjo
Norberto Puzzolo
Juan Pablo Renzi
PAÍS: Argentina
CIUDAD: Rosario
ESPACIO: Asociación Amigos del Arte
FECHA: 12 de Julio de 1968

Los diez artistas llevaron adelante un "asalto" a la conferencia que Jorge Romero Brest, director, en ese entonces, del Centro de Artes Visuales del Instituto Di Tella, dictaba en una de las salas de Amigos del Arte. Actuando como un grupo comando, se habían dividido las tareas entre sí para llevar adelante la acción: uno trasladó al fondo de la sala a Romero Brest, otro cortó la luz, y los demás se pusieron delante del público. Juan Pablo Renzi, Norberto Puzzolo y Rodolfo Elizalde leyeron entonces una proclama contra la Institución artística y a favor de una "nueva estética", al tiempo que otros gritaban consignas a coro.

El rechazo al auspicio del Di Tella al "Ciclo de Arte Experimental" tuvo forma de obra denominada “primera obra de arte de acción” (un guión escrito por Renzi y realizado colectivamente).
Renzi: «Pasó que en medio de la conferencia de Romero Brest, que casualmente hablaba de las vanguardias, nosotros entramos al grito de "¡aquí estamos, Romero!", incluso la gente que estaba cobrando entradas no nos pudo parar. Entramos en masa, hubo escándalos, atropellos, gritos, entramos por el medio, entre las filas de público; algunos nos miraban escandalizados. Nos acercamos al escritorio donde estaba Romero y yo le dije que nosotros íbamos a hablar en lugar suyo, entonces hubo interrupciones, vino gente de la comisión a decir que quiénes éramos, qué hacíamos y nosotros les contestábamos que no sabían quiénes éramos y venían a oír hablar de nosotros, del arte de vanguardia. Cuando se calmó la cosa empiezo a hablar, la síntesis del texto decía que la vanguardia era anulada por la institución, en este caso los museos, las organizaciones como el Di Tella, la institución de la conferencia, la institución que era Romero Brest mismo. Todo eso anulaba el efecto de las vanguardias, que existían más allá e independientemente de eso. Llegó el momento en que se cortó la luz y allí empezamos a corear las consignas, decíamos que la vida del Che Guevara y la lucha de los estudiantes franceses era una obra de arte más importante que las obras colgadas en los museos, muy al estilo dadá o futurista. Entonces allí nos íbamos, siempre gritando consignas como viva el arte de la revolución y otras más, luego se volvieron a prender las luces, Romero ocupó el estrado otra vez y empezó a hablar de "estos chicos", y trató de absorber el hecho como cosa propia.»
Fantoni: «Una obra en la que cada uno cumplía roles bastante definidos.»
Renzi: «Sí, cada uno estudió su parte. Me acuerdo que nos reunimos en un bar que estaba en la esquina de Amigos del Arte y allí nos pusimos de acuerdo. Hicimos una operación de tipo comando (...). Yo iba a hablar en lugar de Romero Brest, después entrábamos con el grupo y lo interrumpíamos. El único que no entraba era Puzzolo, que se quedaba en el zaguán, donde estaba el control de los tapones, para apagar la luz en determinado momento. Puzzolo tenía un tiempo exacto para cortar la luz, tenía que calcular porque no sabía lo que estaba pasando adentro, la sincronización se dió muy bien, casi en forma exacta. Y además había otro rol, que cumplía María Teresa Gramuglio, que era el de público; se quedaba después para registrar lo que pasaba cuando nosotros nos íbamos.»

(Fantoni, Guillermo, “Arte, Vanguardia y política en los años ’60. Conversaciones con Juan Pablo Renzi” Buenos Aires: El Cielo por Asalto Ed. 1998. Pág.55 y 56)

REPERCUSIÓN

Romero Brest: «También en Rosario un grupo numeroso de 15 artistas jóvenes incursionó en el campo de las “experiencias”, organizándolas una tras otra entre mayo y octubre de 1968. Empezaron por declarar que, no obstante los significados distintos de las palabras “experimento” y “vanguardia” designan actitudes íntimamente relacionadas, de suerte que al planear el “Ciclo de arte experimental” militaban en la vanguardia, rompiendo “con las formas tradicionales, por considerarlas incapaces de comunicar las complejidades y especificidades de nuestra realidad”, y aceptando la responsabilidad “de encontrar los medios, inéditos sin duda, de trasmitir esa realidad”. Desgraciadamente no pude asistir a esas “experiencias”, pero conozco el manifiesto de cada una, así como conozco bien a los autores, y puedo decir que se unieron en tomo de la idea de señalamiento y participación, de carácter ambiental preferentemente, realizándola algunos con aguda inteligencia.
(...)
(En el Premio Barque, 1968)...Hubo escenas de violencia en el acto inaugural, mientras se repartían los premios, con la inevitable intervención de la policía y la detención de los agitadores más conspicuos. Todo lo cual acentuó el carácter antiinstitucional de los que hacían “experiencias”, quienes, por supuesto, unieron en la repulsa al Museo Nacional y al Museo de Arte Moderno con el Instituto Di Tella. Los de Rosario, en solidaridad, manifestaron su protesta interrumpiendo una conferencia mía en Amigos del Arte de aquella ciudad, y renunciaron públicamente al apoyo moral y financiero que el Instituto Di Tella les había prestado, a pedido de ellos mismos, para realizar su “Ciclo experimental”.»
( Romero Brest, Jorge , “El Arte en la Argentina”, Buenos Aires: Paidos Ed., 1969. pág 98, 99, 100)

REFLEXIONES

Fantoni: «Como las otras acciones del 68, ésta también se convirtió en hecho periodístico.»
JPRenzi: «Claro, porque esta obra trascendió en Buenos Aires, salió publicada en Análisis por Glusberg, que era nuestro difusor en ese momento, casi exclusivo. Porque Glusberg también hacía su juego, como de la vanguardia de Buenos Aires hablaban algunos críticos oficiales, él trabajaba más con la novedad de la vanguardia de Rosario, esa estrategia personal parece que le sirvió, por lo visto fue encontrando su resquicio, su espacio. Después de lo del "Braque" y del asalto a la conferencia de Romero ya no sólo éramos conocidos en el ambiente porteño, sino que para los medios periodísticos Rosario se había convertido en un lugar obligado. Ya se hablaba de Rosario, de la ciudad, y el movimiento de vanguardia se había transformado en algo muy importante. Vino Alberto Cousté de Primera Plana y nos hizo una nota fantástica donde situó muy bien al grupo.»

(Fantoni, Guillermo, “Arte, Vanguardia y política en los años ’60. Conversaciones con Juan Pablo Renzi” Buenos Aires: El Cielo por Asalto Ed. 1998. Pág. 56)

BIBLIOGRAFÍA

Material del archivo Juan Pablo Renzi proporcionado por Xil Buffone.

INVESTIGADORES

Natalia Pineau
Xill Buffone